Skip to main content

Buenas noticias para la igualdad en la provincia de Alicante. Según el estudio Situación Laboral de la mujer en la provincia de Alicante realizado por el Instituto de Estudios Económicos de la Provincia de Alicante (INECA), la brecha salarial ha disminuido en la provincia entre 2019 y 2021. La brecha remunerativa ha crecido en dos puntos en los dos últimos años. En 2019, las mujeres percibían un 85,88 % del salario de los hombres y, en 2021, esta cifra ha aumentado al 87,9 %.

La variación de la renta percibida es un factor clave para entender la disminución de la brecha salarial. Entre 2019 y 2021, el salario de las mujeres ha aumentado un 8,4 % mientras que el de los varones lo ha hecho en un 5,9 %. Una crecida desigual que ha permitido equiparar el sueldo entre los dos géneros, aunque todavía no se ha conseguido la igualdad real. La brecha salarial en la provincia es de 12 puntos.

Nacho Amirola, presidente de INECA, ha mostrado su satisfacción por el avance, pero ha reconocido que todavía queda trabajo por hacer: “Los cambios legislativos y normativos han promovido un cambio importante en el desarrollo de la actividad productiva. No obstante, debemos seguir incrementando la transformación de la actividad de las pymes y las micropymes de la provincia en materia de conciliación con nuevas propuestas de acciones sociales, empresariales y legislativas que faciliten compatibilizar la maternidad y carrera profesional de las mujeres”.

Los ERTE afectan más a las mujeres

Los ERTE han sido otro de los factores analizados en el estudio de INECA y, en este aspecto, los resultados no han sido tan positivos. Las trabajadoras en situación de ERTE superan a los varones: por cada hombre en ERTE hay 1,06 mujeres. El promedio para dicho periodo fue del 106,5 %. El porcentaje ascendía a medida que la crisis del covid se alargaba y que se elevó en 2021 hasta el 109, 3 %.

Francisco Llopis, autor del Informe y director de Estudios de INECA argumenta que “este dato de por sí solo ya es negativo, pero lo es más si tenemos en cuenta que la población laboral masculina supera a la femenina”. Además, es necesario resaltar que la brecha de los ERTE se acentúa en grupos de edad más vinculados con la maternidad y edad más temprana de los hijos.